domingo, 22 de enero de 2012

Llamadas al 1-1-2



El teléfono de emergencias 1-1-2 surge de la necesidad de nuestra Sociedad de centralizar en un único número de teléfono, cualquier emergencia que el ciudadano pueda precisar. Para ello, el Real Decreto 903/1997 establece la necesidad de que los operadores telefónicos adapten sus medios para permitir la implantación del teléfono único de emergencias 1-1-2. Además, en caso de no disponer de cobertura del proveedor contratado, el resto de proveedores ponen a disposición su propia red para atender la llamada.

A la hora de llamar al teléfono 1-1-2, es importante tener en cuenta que va a ser atendido por una persona que va a ir realizando las gestiones necesarias según sea la emergencia. Por este motivo, es importante no realizar llamadas que no sean de emergencia, es decir, no llamar para preguntar acerca del tráfico, de la previsión meteorológica,... con el fin de permitir el paso a llamadas importantes. El operador que atienda la llamada, por ejemplo, si esta requiere de la intervención de un médico, va a transferir la llamada a un especialista que podrá aportar la primera información de como actuar hasta la llegada de los medios.

Durante la llamada, hay que tratar de estar lo más calmado posible, para poder así transmitir la información necesaria para poder atender el siniestro de la mejor forma posible. De nada sirve que al operador se le cuenten demasiados detalles que poco o nada puedan aportar. No obstante, según sea el siniestro de un tipo o de otro, será el propio operador quien nos vaya solicitando información precisa, incluso que la repitamos, todo sea para evitar que los nervios, los ruidos y las interferencias, nos jueguen una mala pasada. Es importante escuchar, y responder correctamente. Por último, hay que recordar que es muy importante esperar a que sea el operador del 1-1-2 quien cuelgue primero. Puede ocurrir que al poco tiempo nos llamen para facilitarnos el estado de las gestiones que se han realizado y de los medios que van a acudir.

 Así mismo, es importante que al llamar en relación a una emergencia, uno se identifique correctamente y que se encuentre en la zona, ya que desde el 1-1-2 se puede localizar el lugar desde el que se está efectuando la llamada, y una llamada alertando acerca de un suceso que ocurre en otro lugar, puede levantar sospechas.

En caso de que no se sepa dar la posición exacta donde uno se encuentra, es muy útil dar las coordenadas que un GPS tradicional o incluso un teléfono moderno, nos pueda aportar.

En el territorio de Castilla y León, el servicio del 1-1-2 dispone de página web propia en el que puedes encontrar y ampliar la información acerca del mismo. Por otra parte, en la web del 1-1-2 a nivel estatal, puedes encontrar más información acerca del servicio.