domingo, 29 de julio de 2012

Guía de consejos para actuar ante un incendio forestal

Hoy te recomendamos la lectura de la entrevista publicada en QUE! a Miguel Ángel Beltrán, jefe de servicios de incendios forestales de la Comunidad de Madrid. Para leer el artículo origina, pincha en este enlace. No obstante, te reproducimos el artículo:

Verse sorprendido por un incendio forestal puede ser algo dramático. Por eso es importante seguir unas determinadas pautas de comportamiento con objeto de minimizar los riesgos.
El jefe de servicios de incendios forestales de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Beltrán, explica que"antes de tomar una iniciativa propia, hay que seguir las instrucciones de los bomberos", por eso aconseja llamar al 112, el teléfono de emergencias nada más avistar humo.
Al mismo tiempo, como dicta el sentido común, "lo más importante es alejarse del fuego lo más rápido posible", buscando alguna zona segura "que siempre hay en cualquier monte", despoblada de árboles o que tenga vegetación mínima, ha asegurado Beltrán.
Beltrán ha admitido que mantener la calma en una situación así puede ser muy difícil pero "en estas grandes catástrofes hay que tener mucha serenidad y la cabeza muy fría", ha añadido.
En el caso de ser sorprendido por el fuego circulando con un vehículo, como sucedió ayer a unos 50 coches que iban por la carretera N-260 hacia Portbou, hay que cerrar las ventanillas, encender los faros e intentar dar media vuelta.
En zonas de montaña, lo más recomendable es huir ladera abajo, porque el fuego tiende a ascender, y también hay que evitar dirigirse hacia barrancos u hondonadas, donde es fácil quedar atrapado.
Un factor que siempre hay que tener bajo control es el viento, hay que alejarse del lugar en sentido contrario al que sople, y estar alerta ante posibles cambios en su dirección.
Al huir del fuego, hay que elegir como vía de escape las zonas más desprovistas de vegetación, y Beltrán ha incidido en la importancia de evitar cruzar las llamas, pues"el aire que circunda una línea de fuego", una zona donde arde la vegetación, "puede estar a 800-900 grados", una temperatura tan alta que "te quedas allí fulminado cuando ese aire entra en los pulmones".
En el caso de quedar rodeado por el fuego, hay que intentar situarse en tierra ya quemada, y si es completamente imposible huir, hay que tumbarse en el suelo y cubrirse la mayor parte posible del cuerpo con tierra.
Es habitual que haya personas que quieren colaborar en las tareas de extinción de un incendio, y Beltrán ha explicado que "normalmente se le dará un cometido auxiliar, no apagar", porque la extinción es "una tarea muy complicada y peligrosa que hay que dejar a los profesionales."
De cualquier modo, el jefe del servicio de incendios de la Comunidad de Madrid ha opinado que "la voluntariedad es muy buena pero en un incendio siempre se estorba más que se ayuda".
Por último, Beltrán ha llamado la atención sobre las personas que se acercan a los incendios para fotografiarlos o filmarlos, una práctica "muy peligrosa que se está poniendo de moda" y que ha denominado"turismo de incendio".